martes, 21 de agosto de 2012

La segunda transición (II)

   
Desde hoy la plataforma Democracia y Libertad  en el PP, DyLPP, pasa a denominarse Democracia y Libertad DyL (democraciaylibertad.org) y se erige como observador de estos los principios de Democracia Libertad y Justicia. No es una fuga masiva hacia ningún partido como erróneamente han informado algunos medios, cercanos a la izquierda y decididos a sacar tajada electoral..

DyLPP llevaba  cuatro años propugnando la regeneración democrática de España empezando por el Partido Popular pues sus miembros hasta ahora eran militantes o simpatizantes del mismo. Se nos ha ninguneado en mucho medios, se nos ha negado la voz en el partido, pero las personas honradas que hemos encabezado esta plataforma lo hemos hecho a cara descubierta y sin más beneficio que la satisfaccióin de luchar por lo mejor para España.

DyL va a seguir con detenimiento las corrientes regeneracionistas desde la óptica liberal desde dentro el primer caso y desde fuera del PP. En estos momentos tan difíciles en nuestro país la cautela es importante.

Ya hablábamos hace poco en este blog de una Segunda Transición, porque la primera está agotada y con gravísimas carencias.

Pedir Democracia, Libertad y Justicia se puede hacer desde dentro de un partido de los clásicos o desde fuera. Y para ello no hay que tomar la Plaza Mayor de Madrid ni vestirse de perroflauta. Se puede hacer desde el Estado de Derecho. El objetivo es el mismo y tarde o temprano las personas que lo busquen se encontrarán. Pero el que se pare, el que no evolucione habrá perdido el norte. Y desde luego solo los ciegos y los malvados esperarán a que un gran partido se destroce con tal de no perder sus privilegios.
Desde que el virus del despotismo infectó a una parte del Partido Popular, muchos militantes han abandonado sus filas. La victoria del PP en las generales fue un espejismo, más bien una derrota de la zquierda por su desastrosa política.

En Sevilla tenemos ahora una oportunidad de libertad y es votando a los compromisarios que pidan una renovación en el PP Sevillano y en contra del corrompido aparato como comienzo de la regeneración del PP. Es el penúltimo tren que nos queda. Y la esperanza de muchos andaluces.

3 comentarios:

Candela dijo...

Nada que añadir.

ELIE dijo...

¿Votar a los compromisarios, qué compromisarios?,

Sevilla Opina dijo...

Desgraciadamente el sufregio universal (un militante un voto) no existe en el PP. Se ve que a algunos les gusta más la democracia orgánica donde es fácil hacer trampas.