lunes, 19 de marzo de 2012

Veintitrés de marzo, el día después

 
 
El veintitrés de este mes de marzo de 2012 es el "día después". Hay mucha gente ilusionada con un posible cambio y otras desesperadas por el riesgo de perder las prebendas. La realidad es mucho mas triste, e incluso grotesca para los andaluces. Vivimos inmensos en un régimen que no va a propiciar cambios significativos que no sea cierta mayor o menor eficacia en algunos dirigentes porque el sistema que nos ha llevado a la ruina seguirá siendo el mismo dado que el objetivo de nuestra clase política es vivir de es actividad y no mejorar la sociedad. Triste es reconocerlo pero es así. Veamos las alternativas que se nos presentan:


Supuesto1, PSOE + IU tienen mayoría: Seguiría la misma política que la actual aunque más radical por la inclusión de los comunistas. Andalucía se convertiría en el ariete contra el PP en España y el nexo de unión con todas las dictaduras del Magreb e Hispanoamericanas. Debido a la ruina total vendrían la insumisión fiscal, los recortes en educación y en sanidad y una brutal subida de impuestos aunque la propaganda del régimen  lo negaría. La corrupción seguiría y la presión contra los jueces también por lo que los peces gordos evitarían la cárcel. El gobierno central nunca sería incapaz de intervenir y suspender la autonomía.

Supuesto2,PP consigue mayoría absoluta: El primer problema del gobierno es averiguar el monstruoso déficit que conllevaría una brutal subida de impuestos pero no el desprenderse de la mayoría de la empresas públicas.. El segundo el encontrarse sin una clase dirigente preparada ya que, laminados y expulsados los liberales, Arenas solo contaría con el grupúsculo de pelotas y sumisos, buenos para que mantener  el poder interno pero ineficaces a la hora de gestionar consejerías  y empresas públicas. Arenas, presidente mediocre entre los mediocres, mantendría a muchos cargos socialistas y ficharía a “independientes” entre los cales habría muchos submarinos del PSOE que lo traicionarían. El ciudadano medio como en el caso del Ayuntamiento de Sevilla, no apreciaría cambios significativos porque el nuevo equipo carecería de ideas y de saber hacer y haría una labor de continuidad como las clases de coro rociero del ayuntamiento que sigue gobierne quien gobierne. Cada día habría una huelga porque los sindicatos cobrarían menos subvenciones. Pánico en el partido socialista al no poder continuar con el tren de vida de los últimos treinta años. Canal Sur seguiría como cadena amiga de los que mandan y la corrupción del PSOE se taparía a cambio de ocultar la del PP también  porque estos lo que querían era ganar, mandar. Ningún pez gordo del PSOE, pues, pisaría la cárcel. Zoido  añadiría a su dilatada lista de cargos la de consejero, vicepresidente de la Junta archipámpano de la Bética y Guachimán del Presidente.

1 comentario:

Candela dijo...

Puestoa a que no hay opción, prefiero el 2, pero que no se apuren los sociatas, les darán carguetes igualmente. De hecho, muchos ya lo tendrán hasta concertado. Los peperos prefieren submarinos antes que poner a gente competente aunque poco manejable.