domingo, 26 de febrero de 2012

Gibraltar, el eterno problema por la incompetencia de nuestros gobernantes.

   


La visita del presidente del Gobierno Mariano Rajoy a Londres ha dado ya los primeros síntomas de cómo nuestro presidente carece de cintura política. Brillante cuando hay que leer un tema, como buen opositor, pero carente de cintura política cuando se le exige agilidad mental. Esto unido a la, ya tradicional entre nuestros mandatarios, ignorancia en los idiomas lo harán un presidente aislado en los foros europeos. Y es que aquí el presidente es el más perillán dentro de su partido pero nunca el más preparado, dado que no es elegido nunca el mejor, por ausencia de democracia interna.
Rajoy va y propone a Cameron un foro cuatripartito, un disparate mayor aun que el tripartito del anterior gobierno socialista y Cameron le contesta con una “no”. Ante esta negativa más que previsible, nuestro primer ministro solo contesta con balbuceos. Hubiera sido interesante preparar la reunión y manejar alternativas para las respuestas y propuestas inglesas. En el caso de Gibraltar Rajoy tenía que haber denunciado a los medios: “el incumplimiento del gobierno británico respecto a las resoluciones de la ONU que pide la descolonización del territorio. Asimismo el incumplimiento o del tratado de Utrech porque el Reino Unido se ha apropiado de dominios que no son suyos: Rellenos  en el mar, aguas territoriales, el istmo donde está el aeropuerto, etc.”. Rajoy tenía que haber declarado que la negativa inglesa es un acto de guerra , comunicarlo a la ONU y poner una fecha, primero para devolver los territorios no incluidos en el tratado de Utrech  y negociar la devolución del  peñón después. El incumplimiento de todo esto podría llevar la gobierno español al cierre de la verja aplicando el tratado (corte de fluidos, telecomunicaciones, tráfico de mercancías y personas,  especial vigilancia respecto a nuestro espacio aéreo y marítimo, etc).
Hoy manejamos una ventaja que hace unos años no teníamos: con la actual tecnología Gibraltar es indefendible y caería en manos españolas en cuestión de minutos.


Tampoco parece ser que se habló de los restos de la fragata española Mercedes , recuperados por la empresa norteamericana Odissey mediante una omisión flagrante de las leyes internacionales por parte del gobierno británico. Afortunadamente el estimado 80% del tesoro lo ha recuperado España merceda a la resolución de una modélica justicia norteamericana. Pero el supuesto 20% se quedó en Gibraltar y no se sabe dónde está. ¿Va a denunciar España al Reino Unido ante los tribunales internacionales?. Me temo que no.
No podemos tolerar que la colonia siga violando las leyes, con tráfico de drogas, venta de combustible en alta mar o"bunkerning", empresas que incumplen multitud de leyes, violación de aguas territoriales y espacio aéreo españoles, expansión terrotorial en zonas de España, etc.. 
Respecto a la reacción de los jefes ( que no líderes) regionales, Griñán y Arenas, nada de nada. Su objetivo no sol luchar por Andalucía sino ganar las próximas elecciones. 
A ver a Cameron no se va a hacerse una foto, señor Rajoy. Si Vd va a seguir la misma política que el cobarde anterior primer ministro Zapatero, márchese.



3 comentarios:

C S Peinado dijo...

Rajay está a lo suyo, servir de ariete de los empresarios y poco más. En politica exterior seguiremos siendo los tontos de la clase y un gobierno que no se hace respetar fuera acaba asumiendo las tesis que les impongan los enemigos de la nación, en particular del inglés.

Pero en verdad el no es responsable de ello, los responsables sómos los tontos de base que les votamos y no aportamos ninguna opción a la politicástrica que nos embarga a izquierda y derecha, asi que, a mamar tocan.

Con suerte el Reino Unido se hundirá por sí sólo y podremos invadir Gibraltar, eso si no nos invaden ellos a nosotros, que de todos modos no habrá ni denuncia por parte del desgobierno de la parte centro del país.

Un saludazo.

Candela dijo...

Creo que lo único que se ha demandado es la titularidad española del tesoro, pero sin entrar en más florituras. En cuanto a medios, existen, pero si ni siquiera se intentó vetar a los camiones que pasaban con piedras de cantera por la Linea, pensar en una invasión ya es surrealista.

Demos gracias que se ha conservado una parte del tesoro porque de lo demás, nadie se va a ocupar.

Maribeluca dijo...

En los últimos de la clase nos hemos convertido, por detrás de las mismas monas del Peñón.

Yo cerraría la verja y tiraría la llave al mar.